Wednesday, May 07, 2008

¿Qué es lo que sucede con el "paro" del campo? Análisis desde una perspectiva planetaria.

MOTINES DE HAMBRE:

Ya son más de treinta y siete los países en los que la inseguridad alimentaria ha provocado protestas. Las primeras tuvieron lugar en México el año pasado por el aumento exagerado del precio del maíz.[...]

Son rebeliones de los más pobres y limitadas al ámbito urbano. El campesinado, por el momento, no se ha amotinado, y las clases medias no se han sumado al alboroto. Pero lo harán si los precios de la comida siguen aumentando. Y éstos subirán pues lo paradójico de la situación es que nunca la producción agrícola había sido tan abundante. O sea que la carestía actual no se debe a la penuria, sino a otros factores. Habrá pues nuevos amotinamientos por hambre y durante un largo periodo. Que se traducirán por nuevas oleadas de emigración. Pues la comida representa hasta el 75% de los ingresos de las familias de países pobres, contra un 15% en los países ricos.

Para prevenir las próximas algaradas, algunos Gobiernos ya han multiplicado las medidas: Kazajistán ha suspendido todas sus exportaciones de trigo, Indonesia ha decidido limitar las de arroz, Filipinas ha declarado la guerra a los especuladores, y Argentina, Vietnam y Rusia han restringido sus ventas de trigo, arroz y soja al extranjero.

Pero los precios siguen en alza. Desde marzo de 2007, el valor de los productos lácteos ha subido un 80%, el de la soja un 87%, y el del trigo, un 130%. El Banco Mundial, que no está exento de responsabilidad, afirma que estos aumentos han empujado al abismo de la miseria a más de cien millones de habitantes de los países pobres. Y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola estima que por cada aumento de 1% del coste de los alimentos de base, 16 millones de personas se ven sumergidas en la inseguridad alimentaria. Lo cual significa que 1.200 millones de seres humanos podrían padecer hambre crónica de aquí a 2025.

¿Por qué aumentan los precios de la comida? Esencialmente, por cuatro razones. Primero porque la elevación del nivel de vida de países como China, la India y Brasil ha modificado los hábitos alimentarios. Se consume más carne, luego hay que criar más ganado. El cual consume una parte importante de las cosechas de cereales. Las nuevas clases medias comen más veces a la semana carne de pollo y de cerdo, y estos animales se nutren a base de soja y de maíz. Como la población mundial va a seguir creciendo y el poder adquisitivo de muchas personas va a continuar elevándose, se producirá un cambio estructural. El ecologista Lester Brown lo anuncia: "Cuando los chinos consuman tanta carne como los estadounidenses, absorberán el 50% de los cereales del mundo".

Segundo, porque una parte de la producción alimentaria (caña de azúcar, girasol, colza, trigo, remolacha) se destina ahora a la producción de agrocarburantes. Las tierras y los cultivos que se dedican a esa actividad ya no dan alimentos para los seres humanos.

Tercero, porque el estallido de los precios del petróleo -por encima de 115 dólares el barril- encarece el coste de los transportes.

Cuarto, por efecto de la especulación financiera. Huyendo de la crisis de los subprime , los fondos de inversiones apuestan en este momento por los productos alimentarios: soja, trigo, arroz, maíz. Son valores refugio. Los fondos compran y almacenan apostando por el alza. Como los acaparadores de siempre, los nuevos especuladores no dudan en enriquecerse con las hambrunas que ellos mismos contribuyen a crear. Se estima que la especulacion está causando un 10% de las subidas de los alimentos.


Extraído de Le Monde Diplomatique, edición española.
Texto completo de la nota aquí.

Nota: me pareció muy jugoso el texto, motivo por el cual armé este post. Es un poco largo pero bien vale la pena leerlo. Es sumamente interesante en mi opinión.

13 comments:

EMO said...

Hoy en C5N van a tocar este tema a las 22hs. Me les anticipé! hehehe

Germanico said...

Felicitaciones por tratar el tema. Es sumamente preocupante. Rara paradoja: nuestra bonanza se asienta en el aumento de los precios, aunque nos está trayendo serios problemas internos, mientras los más pobres entre los pobres están en riesgo de perecer.

Que desastre.

Abrazos

EMO said...

Son cataclismos de poder!

Dying said...

Qué buenísimo el post y el artículo también, bueno no me sorprende de Le Monde.
Lo que más me preocupa es que apuesto que nosotros alcanzaremos a morir con abastecimientos aún "decentes" pero no estoy seguro lo que les tocará vivir a nuestros hijos!

Pau Llanes said...

DESPEDIDA: Vengo a despedirme… Fue un placer leerte y saber que alguna vez también tú leíste los textos de Pau Llanes… Un saludo fraternal y un abrazo cómplice… Pau

EMO said...

Saludos pau llanes!

EMO said...

germanico: gracias! Y sí, es gravísimo y terrible el tema en cuestión...

EMO said...

dying: mi tío pensaba lo mismo con el tema de la flexibilización laboral, etc...y acá estamos, en un mundo de mierda totalmente inestable en todo sentido pero bueee...,habrá que remarla supongo.

Buen finde!

:o)

Mi vida en 20 kg. said...

Emo, me encanto el analisis que haces, es una manera perfecta para entener la crisis mundial.
En estas tierras la gente tambien se esta manifestando por la crisis del pan, alimento base en la vida de el 70% de la poblacion egipcia.

Aun asi se encuentran contradicciones en esta sociedad que intento entender...si vas al supermercado mas grande de Cairo, el arroz esta en oferta de 3kg por el precio de uno....quien los entiende???
saludos y te seguire leyendo, me gusta mucho tu forma.

EMO said...

Ok.

Con respecto a tu inquietud, son estrategias comerciales solamente y en nombre de ellas a veces se pueden ver cosas insólitas per son pasajeras.

Luna Carmesi said...

La cuarta razón es un autentico cancer!
Saludos!

EMO said...

La cuarta razón es peor que comer mierda y sin embargo, vivimos bajo ella en todo el planeta Tierra y nadie dice nada...

EMO said...

Ese fue el motivo por el que aumenté el tamaño de letra cuando apareció la cuarta. PARA QUE LA VEAN!!!