Tuesday, February 26, 2008

Mala fortuna 5

Era el mes de Noviembre del año 2004...
En la facultad me estaba llendo muy bien y en mi vida personal también.
Estaba saliendo a andar en bici como loco casi todos los días a bordo de mi Vairo XR 4000 que había comprado hacía solamente un par de meses.
Un sábado (06/11/04) me llama mi super amiga Maira para invitarme a su cumpleaños que festejaba en su linda casa del barrio Villa Crespo y le dije que no podía asistir al mismo porque tenía un parcial en la semana para rendir. Ella insistió pero no fui.
Al día siguiente (domingo) hice un break mientras estudiaba y decidí salir a oxigenar mi cerebro llendo a andar en bicicleta y de paso tomar unas fotografías locas de la ciudad. Pasé por el puente Nicolás Avellaneda (puente que une la ciudad de Dock Sud e Isla Maciel con La Boca) y me detuve en el medio del mismo a sacar fotos. Estaba haciendo unas tomas increíbles del Riachuelo y el Río de La Plata.
Termino con mi cometido y cuando me doy vuelta veo cuatro (o cinco) siluetas de personas corriendo hacia mi. Una de ellas salta en el aire y de forma muy violenta me dá un palazo bárbaro sobre mi cabeza sin mediar palabra alguna. Caigo al suelo y luego comienzan a patearme entre todos (al mejor estilo "Buenos Muchachos") sobre todo mi cuerpo. Luego intentan agarrarme para tirarme del puente hacia el Riachuelo de mierda pero yo me agarré de una baranda y les frustré el plan. Siguen los golpes. Yo veía poco y nada ya que tenía mis ojos inundados de sangre roja. Me habían roto un vaso sanguíneo y mi pérdida del líquido vital era importante. Intenté dialogar con ellos en ese momento pero solo recibía más y más golpes. Les hablaba bien, con respeto pero no cesaba la furia. Luego me arrastraron por el puente para intentar quitarme mi mochila Timberland, modelo Xenon hasta que lo lograron. En total me robaron: mi bicileta, mi reloj Casio G-shock, mi Minidisc, mi billetera, efectivo, etc...- Esa tarde de domingo jugaba Boca vs. River y no había un alma en la calle. De repente aparece un poco de tráfico en el puente y los "pibes" que estaban refalopeados a pastillas (de venta legal en farmacias) y alcohol huyen como ratas hacia el lado de la Isla Maciel. Cierro mis ojos y luego los abro. Me levanto a puro control mental. Pienso. Resuelvo dirigirme al hospital más cercano porque mi cuerpo necesitaba una reparación de manera inmediata o la quedaba ahí mismo. Esa tarde la muerte estaba encima de mi y tuve que luchar contra ella. Camino hacia el lado de la capital, sabía que el Argerich quedaba a unos mil metros de distancia pero también sabía que por mis propios medios no iba a poder llegar. Intenté frenar un colectivo de la línea 159 pero casi me atropella, no me dió bola. Seguí caminando hasta que de repente veo un auto que frenó adelante mio (unos 70 metros aproximadamente) y metió marcha atras a full. Luego se detuvo a mi lado y el que manejaba me gritó: "...Subí loco! Mirá cómo estás! Te rompieron todo!..." (son palabras difíciles de olvidar). Subo y el auto sale quemando gomas. En cuestión de un minuto de reloj me encontraba pateando la puerta de "emergencias" del hospital Argerich. Cuando entro esucho que una persona grita: "...Quiróóófano!...". Me pincharon toda la cabeza, me dieron un par de puntos, me repararon, blablablablabla...

Han pasado poco más de tres años desde esa tarde celestial (infernal si prefieren). Recién hace un par de meses que me encuentro al 100%. Mi cabeza estuvo a media máquina casi tres años...

Pd: Gracias especiales a María Verónica Amadeo y a Gabriel Velardez que vinieron a mi llamado en forma casi instantánea. Y al resto de mis amigos que supieron bancarme a morir tanto tiempo. Ellos saben quienes son. No hace falta que les diga quiénes son!
Tampoco me quiero olvidar del desconocido que me auxilió con su auto. Sin su ayuda yo no estaría escribiendo estas palabras. Nunca supe su nombre. Su auto era un Fiat Duna color blanco. Ojalá algun día lo vea asi le doy las gracias.

Pd2: Maldita policía de mierda. En el hospital un "rati botón" de la P.F.A. me interroga acerca de lo sucedido. Le cuento la verdad y no me creyó. Su "supuesta" versión de los hechos era de que yo formaba parte de alguna bandita de barras bravas y que seguro yo me había hecho el loco con alguien y por eso me cagaron a palos...
Ese policía es un mal nacido inservible pero seguramente ahora debe estar patrullando nuestras calles "al servicio de la comunidad".

17 comments:

Mr. Pergio said...

Que maga de hijos de puta!!!
Qué te puedo decir... en esta experiencia resumiste muchas de las terribles consecuencias que venimos sufriendo desde las últimas decadas del siglo pasado.

Es difícil ser optimista y pensar que esta realidad se puede revertir, en todo caso eso llevaría generaciones, pero por el momento ni miras...

Lamentablemente lograron que nos individualizemos, cada uno la tiene que pelear como puede...

Saludos!

Andy W said...

te bancamos, emo!! lo importante es que ahora estás bien y seguís con tu vida viento en popa.

un abrazo, amigo.

Andy W said...

sub

EMO said...

"...Lamentablemente lograron que nos individualizemos, cada uno la tiene que pelear como puede..."

Lo que todavía no entiendo es por qué no frenó el colectivero para auxiliarme.

Yo todavía creo que en la unión y la solidaridad. Y si no hubiera sido por ella (recordar el automovilista que me recogió) yo estaría muerto.

EMO said...

"...lo importante es que ahora estás bien y seguís con tu vida viento en popa..."

hehehe. Es verdad! Gracias!!!

Andy W said...

por ayudar un extraño me robaron el cell. esta sociedad te condiciona a cuidar tu ranchito. es una mierda.

si querés cambiarlo siempre está el movimiento humanista!

Luz said...

Uff, que mala onda lo que ocurrio... pero como dice un dramaturgo "quien no afrontado una adversidad no conoce su propia fuerza"

Solo te saludo y te devuelvo el comentario. Adios

EMO said...

"...Uff, que mala onda lo que ocurrio..."

¡¡¡ FUE MUCHO MAS QUE ESO !!!

Luz said...

Me imagino que si, solo lle queria quitar el dramatismo que ya tiene la circunstacia, no te afijas, ademas te deje un mensaje alentador. Que suceptibilidad corazon. la vida no solo consta de victimas y victimarios por suerte. Me alegra que hoy estes mejor despues de ese episodio
Saludos Luz

EMO said...

jajajaja

Ok.

EMO said...

Lo que pasó es que tu comentario me pareció demasiado poético...solo eso.

Luz said...

jaja, viste, mucha gente me acusa de : o muy prosaica o muy NO prosaica, parece que no tengo puntos medios jejeje

EMO said...

"...por ayudar un extraño me robaron el cell. esta sociedad te condiciona a cuidar tu ranchito. es una mierda..."

No me había enterado. Me gustaría saber cómo sucedió.
Y sí, la responsable es la sociedad condicionadora.

Dying said...

Uf no hay mucho que decir, pero los tipos te querían matar. Increible que recuerdes los detalles de lo que iba sucediendo.

EMO said...

De una, fue un intento de asesinato sin duda alguna.

Recuerdo muchas más cosas pero no quería hacer tan extenso el post.
Lo que no recordé jamás fue la cantidad de personas, siempre me quedó la duda sobre si eran cuatro o cinco.
Y ya que estamos comento que uno de ellos también me apuntaba con un revolver del tipo 38 corto medio oxidado.

EL.ESKRIBIDOR said...

Hola:
Mi agradecimiento, por tu comentario a mi artículo. Tengo que reconocerte que si bien, la violencia engendra la violencia, tu relato que digamos que no por conocido; he vivido algunos parecidos a lo largo de los muchos años que he andado por los muchos lados de este mundo que me toco caminar. Confirma la teoría de que a la parva de mangantes, que son responsables de legislar, aplicar la ley, y hacerla cumplir. Nunca les pasa lo que a ti te paso, (siempre bien escondiditos y protegiditos) y si por un casual les ocurre algo no te quiero contar el llanto de plañideras, y el griterío mujeril, demandando el respeto a la ley y él orden establecido, por cierto solo para ellos a para los demás les importa un carajo.
Un saludo

EMO said...

Y sería algo asi como escribiste.

Mirá que yo en este caso estuve al borde de la muerte...